5 abr. 2010

MATERIAL DE APOYO ACTORAL. 2010


MORIRSE DE LA RISA

Una de las grandes ventajas de trabajar y rodearse de jóvenes es la de estar con personas que disfrutan de las cosas simples y ridículas de la vida y se ríen a carcajadas de ellas.

Esta semana le tocó el turno a mi esposo quien fue invitado como expositor en una convención de jóvenes. Un talentoso y observador joven se encargó de hacer una parodia de su persona. No dejó escapar ningún detalle, la ropa, los lentes, las canas, bigote, nariz, y un no tan "delgado vientre" componían su "disfraz". Lo caracterizó excelentemente, repitiendo sus dichos, forma de compartir y movimientos un tanto exagerados sobre el escenario, logrando arrancar una imparable "cascada" de carcajadas, que casi "mató de la risa" a todos los que repletábamos el gimnasio donde se celebró la convención.

¡Qué bien hace reír!, qué regalo maravilloso el que Dios nos ha dado al permitirnos reír, incluso de nosotros mismos. Proverbios 17:22 dice:
"Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos"

La risa no es algo que sólo disfrutamos en el momento, está médicamente probado que "morirse de la risa" puede ser bueno para la salud, aquí tienes algunos beneficios para nuestro organismo:
- Ayuda a la relajación, ya que segregamos serotonina que tiene poderes calmantes
- Fortalece el corazón
- Desarrolla una actitud positiva ante la vida
- Facilita la digestión al hacer vibrar el hígado, evita el esteñimiento
- Mejora la eliminación de bilis, estimula el vaso
- Masajea el vientre y las vías digestivas
- Acelera el metabolismo basal y tonifica los músculos del rostro
- Las carcajadas generan una sana fatiga que elimina el insomnio
- Mejora la respiración, los pulmones muevan 12 litros de aire, en vez de los 6 habituales
- Cura problemas como la depresión, la angustia y la falta de autoestima
- Ayuda a quemar calorías
- Baja la hipertensión aumentando el riego sanguíneo, se reduce la presión arterial
- Potencia la creatividad y la imaginación, ya que se segrega más adrenalina
Dios quiere que seamos felices y estemos alegres. Una persona alegre hace tan bien como la mejor de las medicinas, no perdamos la capacidad de reírnos y ser personas alegres que iluminan la vida de aquellos que tiene a su lado. La vida tiene momentos duros y difíciles, es cierto, pero debemos hacer lo imposible por no quedar atrapados en el lado oscuro de ellos, cansados, cargados y con los huesos adoloridos.

No sé a quién se le ocurrió la loca idea de pensar que la espiritualidad pasa por andar por la vida con cara de "plátano", rostros serios. Los cristianos decimos tener motivos de sobra para ser felices, pero en ocasiones nuestra cara larga dice todo lo contrario. Busquemos motivos para reírnos, ¡nos sentiremos mejor! No hay mejor medicina que tener pensamientos alegres. Cuando se pierde el ánimo, todo el cuerpo se enferma. ¡Mátate de la risa!

"Pero que los justos se alegren y se regocijen; que estén felices y alegres delante de Dios". Sal.68:3


www.especialidadesjuveniles.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MUCHAS GRACIAS POR TUS APORTACIONES