4 de ene. de 2009

PROFUNDIZACIÓN DE CONCEPTOS EN EXPRESIONES SIMBÓLICAS. Material De Estudio. Enero 2009


Creo Importante Iniciar este Nuevo tiempo de nuestro Blog, dejando muy en claro el sentido profundo de nuestra identidad y razón de ser a partir de una clara definición de los siguientes conceptos:



I .-CONCEPTOS:
En esta parte del
trabajo, tratare de conceptualizar los principales terminos que desarrollare. No se trata de profundizar ni entrar en pormenores sobre la evolución del concepto, simplemente teniendo como fuente los diccionarios de Liturgia y Teología al igual que el Magisterio, en algunos casos, nos darán la luz para la interpretación de los mismos.
1.1.-SIGNO
El
diccionario de Liturgia lo define "como una realidad sensible que revela en si misma una carencia y remite a otra realidad ausente o no presente de la misma manera"
Se puede concebir el signo como todo aquello que, con una base histórica, permite
el conocimiento del misterio creando las condiciones para la relación interpersonal. El signo y el lenguaje expresivo son fuentes de comunicación, pero, por su naturaleza ambigua, requiere la intervención de la palabra para explicarlo.
Tradicionalmente los sacramentos se han definido como signos eficaces de la gracia. Tal vez el concepto mas tradicional eclesiásticamente es el de
San Agustín: "El signo es una realidad que, mas allá de la imagen de si mismo, que imprime en los sentidos, lleva al conocimiento de otra cosa" Entendido así, diríamos que el signo hace presente esa otra cosa.
Cuando se usa en un sentido mas especifico (y sobre todo en relacion a símbolo), con él normalmente se entiende una realidad sensible que se remite a un significado preciso pero de
carácter convencional: mas determinado pero mas limitado; y por tanto entre el significante y el significado no hay una relacion de comunión y presencia; otros hablan de una relacion inmotivada (no fundada naturalmente) y por tanto no necesaria (Como convención). Pero hay muchos estudiosos que prefieren conservar para el termino signo una acepción general, e introducen, para indicar el sentido mas especifico de la palabra, otros términos de significados no siempre unívoco, como señal, índice, icono, imagen, emblema, etc.
El mismo diccionario citado, trata de igual manera el signo que el símbolo. Sin embargo en la Biblia apenas se usa el termino símbolo en Os. 4,12;
Sap. 2,9; 16,6. Mientras que signo se emplea 80 veces en el Antiguo Testamento y 70 veces en el Nuevo Testamento. Pero, al margen de los terminos, el lenguaje simbólico, profundamente connatural a la mentalidad semita, es una de las características de la Sagrada Escritura, por lo demás la pedagogía de los signos es una constante en la acción del Dios vivo en medio de su pueblo.
Para el evangelio de San Juan, signo es lo que una vez visto, mueve a creer. Por eso los que desconfían de Jesús dicen: "¡Que signos haces para que los veamos y creamos en ti?" (Jn. 6.30) El signo permite ver y creer porque es la intersección de la intervención divina en la visibilidad humana. El signo indica un lugar y un momento de la intervención de Dios por medio de Cristo, en el mundo de los humanos. Diríamos entonces que signo es la dimension visible de la intervención libre de Dios para curar, rehacer y santificar a las criaturas humanas.
San Juan presenta en su evangelio siete signos prodigiosos:
-
El agua cambiada en vino (Jn. 2,11)
-La curación del hijo del oficial real "Si no veis
señales y prodigios no creéis" Jn. 4,48)
-La curación del Paralítico de la Piscina (Jn 5,1-18)
-La Multiplicación de los panes, cuando la gente al ver el signo que había hecho Jesús dice "Este es el profeta que había de venir al mundo" (Jn. 6,14)
-Jesús camina sobre las aguas (Jn. 6,16-21)
-La curación del ciego de Nacimiento (Jn. 9)
-La Resurrección de Lázaro (Jn 11). Este milagro mueve a decir a quienes no creen "Este hombre realiza muchos signos prodigiosos"
Estos signos por el hecho de causar admiración en quienes los contemplan llevan el
pensamiento mas allá del hecho puntual producido por la intervención divina.
1.2 SIMBOLO

Es poca la diferencia que hace el diccionario de Liturgia entre signo y símbolo. Otros diccionarios lo toman desde diferentes aspectos. Como lo dije al principio de este capitulo, tratare de tomar su etimología para una aproximación conceptual.
Como toda realidad fundamental y envolvente del hombre, parece escapar a cualquier intento de definición. Etimológicamente "symbolom" es un objeto cortado en dos trozos cada uno de los cuales queda en posesión de una
persona. Dos personas que se quieren, dos huéspedes, dos peregrinos, dos compañeros que tienen que separarse, se quedan cada uno con una parte, mas tarde al juntar las dos partes reconocerán los lazos que les une. De esta manera el símbolo es el operador de un reconocimiento mutuo, es mediador de identidad. En este sentido primigenio, la Iglesia se reconoce a si misma en el credo o símbolo de los Apóstoles
En la Introducción al Diccionario de los símbolos se reconoce con claridad " "El estudio general de los símbolos no esta aun lo bastante avanzado, como para permitir una
teoría capaz de dar cuenta satisfactoriamente de todos los hechos acumulados"
A partir de la etimología ya señalada, el símbolo puede calificarse como una realidad- puente. Tiene, en efecto, la
propiedad de juntar, de sintetizar en una misma expresión un componente preracional, con sus raíces en el estrato síquico del inconsciente cargado de resonancias cósmicas, y otro componente racional, perteneciente al estrato de la conciencia, del "logos", de la palabra.
Podríamos agregar algo mas. El símbolo es el lazo que une el ser del hombre con el ser total. El símbolo permite al hombre "la libre circulación en todos los planos de lo real"
En definitiva, la
función del conocimiento simbólico, será revelar la realidad total, inaccesible a los demás medios del conocimiento; descubrir las modalidades mas secretas del ser mismo del hombre y la vertiente "cualitativa" del Cosmos en su conjunto; en una palabra, la función de los símbolos será ampliar los limites de lo real para el hombre.
De aquí que la presencia de los símbolos resulte indispensable en el
universo religioso, cuando se trate de expresar lo inexpresable, y de comulgar" con lo absolutamente otro". De esta manera, queda patente la pertinencia, o mejor dicho, la necesidad de los signos para la vida litúrgica.
1.3.- CELEBRACIÓN:
El termino celebración (del latín celebratio) puede significar, de acuerdo al diccionario, gentío, afluencia numerosa de personas, solemnidad, etc. En el contexto litúrgico, usamos el termino celebración para indicar el cumplimiento ritual del sacrificio eucarístico, o bien la celebración solemne de uno de los misterios de la salvación, mediante la eucaristía que es el rito eclesial por excelencia.
Celebrar es siempre realizar una "acción publica" ligada a una
comunidad y hecha con cierta solemnidad. Se asocia celebración con fiesta o solemnizacion. El objeto de la fiesta de la Iglesia es, desde el principio el acontecimiento Cristo; y de la celebración de su memorial nacen y se desarrollan las fiestas cristianas.
El Concilio Vaticano II recuerda que cada vez que los ritos suponen una celebración comunitaria, caracterizada por la presencia y la participación activa de los fieles, ésta debe preferirise a la celebración individual y casi privada. Esto vale sobre todo para la misa y para los sacramentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

MUCHAS GRACIAS POR TUS APORTACIONES